Categoría: Marketing

Targeting a través de redes sociales.

Las redes sociales en internet  demuestran a diario y en un sentido creciente su popularidad entre usuarios y anunciantes. Sitios como Twitter, Facebook, Youtube, Google+, Linkedin, MySpace o Digg permiten a los usuarios a pasar el rato, echar un vistazo y conversar en un equivalente en línea de los centros comerciales, aparcamientos y bares. La mayoría de los usuarios son adolescentes y  jóvenes, incrementándose paulatinamente su empleo por parte de segmentos de población más maduros en cuanto a edad cronológica, que utilizan estos sitios para intercambiar  mensajes, fotos, música y blogs.

Aunque las redes sociales son muy populares, han atraído gran cantidad de críticas. Muchos sostienen que estos sitios hacen que sea más fácil para, por ejemplo, los acosadores  llegar a los adolescentes y niños a través de la utilización de sus perfiles en línea. Algunos “expertos” y asesores empresariales se han mostrado escépticos del éxito a largo plazo de las redes sociales como un modelo de negocio. Argumentan que las audiencias más jóvenes son volubles y abandonarán estos lugares en favor de la próxima moda en internet. Otros argumentan que el carácter en ocasiones cuestionable de los contenidos de estos sitios es una propuesta arriesgada cuando está asociada a las estrategias de publicidad…

A pesar de estas críticas, parece claro que las redes sociales han llegado para quedarse a largo plazo, obligando a las empresas de medios de comunicación, publicistas y anunciantes a tomar buena nota. La razón es simple: El perfil demográfico de la audiencia de las redes sociales es muy lucrativo.

La audiencia de MySpace se encuentra principalmente en el rango de entre 12 a 17 años. El segmento de edad de más rápido crecimiento en Facebook es el de 25 o más años. Linkedin tiene un perfil diferente de alrededor de 30 millones de miembros con una media de edad de unos 41 años… Una segmentación de tan largo alcance como esta  ha obligado a un creciente número de anunciantes a considerar las redes sociales como una estrategia viable para publicitar y promocionar sus productos y servicios.

Además de la magnífica segmentación demográfica, las redes sociales permiten a las empresas focalizar cuidadosamente las promociones a la audiencia correcta y reunir una cantidad sorprendente de información sobre los usuarios a través de los distintos y variados tipos de interacción que posibilitan permitiendo a los usuarios crear sus propios contenidos y relaciones de los que la empresa puede extraer provechosos datos. Las redes sociales han tenido tanto éxito que están empezando a sustituira Google, Yahoo!, MSN,y AOL  como  portales web de inicio en los dispositivos de cada vez más usuarios.

En esencia, las redes sociales se han convertido en una auténtica “ventanilla única” para la comunicación, la información y el comercio. Los consumidores están empezando a tener la posibilidad de comprar productos sin tener que salir de estos sitios, y los vendedores están prestando cada vez más atención a esta realidad. Por ejemplo, MySpace ha renovado su servicio MySpace Music que permite a los usuarios reproducir canciones de forma gratuita, crear listas de reproducción, y comprar música a través de Amazon, todo desde dentro del propio  sitio de MySpace. Todo esto sin olvidar las ingentes cantidades de datos sobre los usuarios y sus patrones de conducta que los administradores de esas redes sociales atesoran.

Retos y oportunidades del marketing en la economía actual

Tras el colapso de la burbuja de las puntocom a finales de los noventa seguido por el histórico colapso de la economía mundial en 2008. Las empresas más poderosas en el pasado han ido perdiendo poder y relevancia en una economía marcada por el cambio constante y el escepticismo del consumidor. En esta entrada trataré de reflejar, a grandes rasgos, cuáles son los principales aspectos del mercado a tener en cuenta a la hora de diseñar nuestra estrategia de marketing.

El poder pasa a los clientes. Posiblemente, el cambio más importante ocurrido durante las dos últimas décadas es el traspaso del poder desde los vendedores a los consumidores. En lugar de ser las empresas las que tienen la capacidad de manipular a los clientes a través de la tecnología, los clientes suelen manipular a las empresas gracias a su acceso a la información, la posibilidad de comparar precios, y el control que tienen sobre el gasto. Como el poder continúa cambiando a los clientes, los vendedores no tienen más remedio que asegurar que sus productos son únicos y de alta calidad, dando así a los clientes una razón para comprarlos y seguir siendo fieles.

Incremento masivo en la selección de productos. El surtido y variedad de productos y servicios ofrecidos a la venta en Internet y en las tiendas tradicionales es asombroso. El crecimiento en el comercio minorista en línea permite a los clientes comprar prácticamente lo que sea donde sea. Además el  Aumento en la eficiencia del envío, transporte y entrega permite a los clientes  satisfacer sus necesidades de manera más fácil y cómoda que nunca. Por otra parte, la enorme cantidad de información disponible en línea ha cambiado la forma en que nos comunicamos, leemos las noticias, y nos divertimos. Este aumento radical en la selección y disponibilidad de productos ha expuesto a los vendedores a los avances de los competidores de todos los rincones del mundo.

Fragmentación de medios y audiencias. Los cambios en el uso de los medios de comunicación y la disponibilidad de nuevos medios han obligado a los comerciantes a repensar su forma de comunicarse con clientes potenciales. Progresivamente, desde la aparición de la televisión por cable en la década de los setenta, las audiencias de los medios de comunicación de masas han ido incrementando su fragmentación. Con el crecimiento de Internet y la comunicación móvil la dificultad para las empresas de alcanzar una verdadera audiencia masiva crece perennemente. .Las audiencias se han ido fragmentando continuamente debido al gran número de opciones de medios de que disponemos y el tiempo limitado que tenemos para dedicar a cualquier medio. Además, las redes sociales como Twitter o Facebook se posicionan en un papel fundamental a la hora de acceder a la información para un número creciente de personas mientras estas dedican cada día más tiempo a interactuar a través de dispositivos móviles. Sin embargo, a pesar del reto que supone llegar a audiencias masivas hoy, la fragmentación de los medios tiene una gran ventaja: es más fácil  alcanzar a un público reducido, muy concreto, que es más receptivo a los mensajes de marketing específicos.

Cambio en las asignaciones de valor. Incluso antes del “crack” de 2008, los consumidores y los compradores corporativos ya se enfrentaban a los crecientes costos asociados con la energía, la gasolina,los alimentos y otros productos esenciales. Entonces, con el debilitamiento económico, los compradores se vieron obligados a apretarse el cinturón y buscar otras formas de reducir gastos.Los consumidores vieron por primera vez que podían prescindir de algunos tipos de empresas y hacer las cosas por sí mismos, por ejemplo, las agencias de viajes y las inmobiliarias golpeadas duramente por el e-commerce. En situaciones en las que los clientes ven los bienes y servicios como simples commodities (mercancías),  se convertirá en más conveniente la alternativa menos costosa.

Es aquí donde considero adecuado realizar una digresión sobre las commodities. Estas  son ese conjunto de productos que es prácticamente exactamente igual que  otros muchos cuyos márgenes de beneficio son bajos y el precio es el único modo de diferenciación que realmente importa a los consumidores.

La commoditización es el fenómeno que ocurre en los mercados maduros donde los productos carecen de  medios reales para diferenciarse y los clientes perciben que todos los productos de la competencia ofrecen  aproximadamente los mismos beneficios. Cuando los consumidores contemplan a productos competidores como comodityes (mercancías), el precio es lo único que les importa.

La commoditización es consecuencia de industrias maduras donde el relentizamiento de la innovación, el amplio surtido de productos, un exceso de oferta y una frugalización en el consumo hunden los márgenes de beneficio. Al no tener prácticamente diferencias competitivas en el producto, las empresas, se ven imposibilitadas para incrementar sus márgenes debiendo gastar grandes cantidades en promoción y publicidad para atraer a los clientes. Esta situación hace a las empresas  más vulnerables a la entrada de nuevos competidores a pesar de las barreras que un mercado maduro opone a los nuevos participantes.

Algunas empresas intentan evitar el status de commodity a través de la más básica táctica en marketing: el branding. Así, las empresas intentan liberarse de su status a través del desarrollo de una posición distintiva y diferenciada de su marca respecto a los productos de la competencia. Ejemplos fáciles de dicha estrategia son Coca Cola, Starbucks o Apple. Si se consiguen razones convincentes para que los consumidores compren los productos, el branding permite ampliar los márgenes de beneficio.

En última instancia, y terminando con el inciso relativo a las commodities, para salir del pozo de la comoditización, la innovación tanto tecnológica como en desarrollo de herramientas de marketing resulta fundamental.

Hoy en día, muchos consumidores han de afrontar recortes salariales o la pérdida sus puestos de trabajo, junto con mayores gastos. Estas y otras dificultades económicas han obligado a los compradores particulares y corporativos a reconsiderar las propuestas de valor centrándose en la importancia de la frugalidad que lleva a los consumidores a buscar formas de recortar gastos en segmentos innecesarios de sus actividades y sus vidas.

 

– Cambio en los patrones de demanda. En muchos casos, los cambios tecnológicos han cambiado la demanda del cliente para determinadas categorías de productos. Un claro ejemplo es la tradicional prensa en papel que lentamente va desapareciendo en favor de las noticias online así como la distribución de música y películas online está sustituyendo a los antiguos formatos como el DVD.

 

– Preocupación por la privacidad, la seguridad y la ética. Los cambios tecnológicos han hecho a nuestra sociedad mucho más abierta que en el pasado. Como consecuencia, estos cambios han forzado a los vendedores a dar respuestas creíbles sobre la seguridad y privacidad de sus clientes tanto offline como online. Las empresas siempre han recopilado información rutinaria acerca de sus clientes. Ahora, los clientes son mucho más sensibles a estos esfuerzos y los fines para los cuales se utilizará la información. Aunque los clientes conocen y aprecian cada vez más las ventajas del comercio electrónico, quieren asegurarse que su información esté custodiada de forma que ofrezca garantías de seguridad y confidencialidad.

Jurisdicción legal confusa. Cuando una empresa u organización extiende sus actividades a más de un país, tal  y como hacen muchas de las empresas basadas en servicios prestados a través de internet, tiene que afrontar con frecuencia  dilemas originados por las diferencias entre los sistemas legales de cada país como por ejemplo los impuestos y su gestión o los derechos de propiedad intelectual al operar con países como China.

Consejos para crear un sitio web orientado a dispositivos móviles.

Como es bien sabido, el presente y futuro de la conectividad en internet está en los dispositivos cada día más móviles y ubicuos, destacando entre ellos, a día de hoy, los smartphones. Internet va apareciendo progresivamente más desligado de los PC´s u ordenadores portátiles (tal y como los hemos entendido hasta ahora) y los usuarios acceden a la red desde múltiples y variados dispositivos.

La Mobile Marketing Association  define el marketing móvil  como el “conjunto de prácticas  que permite a las organizaciones comunicarse y relacionarse con sus audiencias de forma interactiva y relevante a través de cualquier dispositivo móvil o de red.”

El marketing basado en el acceso móvil a la web enfoca aquellas actividades destinadas a promover , mejorar y facilitar la comunicación con los usuarios de estos smartphones. Estas actividades incluyen sites específicamente diseñados para navegar a través del móvil,  así como publicidad , búsqueda, aplicaciones, email, y networking móviles.

Además de ser  un mercado en crecimiento,  la web móvil permite utilizar el acceso a información basada en la situación geográfica de los clientes, tanto sincrónica como diacrónicamente, lo que permite microsegmentar de una forma muy precisa al cliente y dirigirse a él con información relevante, según el contexto, como, por ejemplo, ofertas en ropa deportiva si se encuentra en una tienda de deportes. Esta, entre muchas otras características y ventajas de los dispositivos móviles hacen que sea cada vez más necesario tenerlos muy en cuenta en el diseño de nuestro plan de marketing en Internet.

Para crear un sitio web orientado a dispositivos móviles debemos tener en cuenta una serie de indicaciones:

– Reducir el número de elementos dejando los más relevantes para la interactividad entre el usuario y la organización, ubicándolos especialmente en la parte alta de la primera página, atendiendo tanto al pequeño tamaño de las pantallas móviles como al peso de las descargas del contenido en relación a las capacidades de la conectividad y el ancho de banda, por ejemplo, 3G.

– Añadir un campo de búsqueda dentro del sitio situado de forma visible en todos los lugares de forma que, en cualquier momento, el visitante pueda buscar y encontrar  lo que le pueda interesar en nuestra dirección.

– Tener en cuenta la orientación de la pantalla. En la web tradicional, destinada a pantallas de pc´s o portátiles, el diseño visual tiende a la horizontalidad, mientras que en los smartphones predomina la verticalidad del uso habitual de su pantalla.

– Emplear las imágenes más pequeñas, menos imágenes o incluso sin imágenes. Tanto por la falta de espacio disponible en la pantalla como por el tiempo de descarga.

Pequeño es mejor. Atendiendo a las velocidades escasas de las redes de datos celulares deberíamos intentar que cada página de nuestro site no superase en demasía los 20 KB.

Añadir pequeños espacios vacíos, resistiendo la tentación de sobrecargar el espacio disponible. Son importantísimos tanto visualmente como para posibilitar una navegación y manipulación cómodas en las pequeñas pantallas tactiles.

No emplear tablas en las webs móviles ya que nunca conseguiremos que se visualicen de una forma adecuada en los dispositivos.

– Tener en cuenta los contrastes de colores. Especialmente entre el fondo y el texto. No todos los dispositivos móviles desde los que van a acceder los usuarios son smartphones de última generación con magníficas resoluciones a color en las pantallas.

Minimizar las entradas de texto. Si se busca mucha interacción con el visitante en el sitio, conviene pensar en la posibilidad de ingresar los datos a través de botones o listas en las que se puedan seleccionar las respuestas requeridas sin necesidad de teclear demasiado texto en la pantalla táctil o en pequeño teclado de un móvil.

Diseñar el sitio para múltiples modelos de teléfonos. Teniendo en cuenta que el contenido pueda ser visualizado en una variedad  de tamaños de pantalla, formas y resoluciones. Por eso la mejor solución suele ser realizar y mantener el sitio tan limpio y claro como sea posible para hacerlo compatible con el máximo número de dispositivos.

Pensar como el cliente o visitante de la web. Con el objetivo de conocer qué es lo que los visitantes buscan en nuestra página y mostrarles ese contenido lo más accesible y atractivamente que sea posible. Si hacemos complicada la navegación por ella y teniendo en cuenta además que desde un teléfono móvil suele estar más limitado de tiempo que un visitante sentado delante de su ordenador en casa o en la oficina, El cliente o visitante buscará en otro lugar lo que no ha podido o le ha costado mucho encontrar en el nuestro.

 

————-

25/12/2011

Dejo aquí este enlace que creo puede resultar interesante. Make your brand mobile frienly.