Categoría: Elecciones

Resultados electorales de Unidos Podemos el 26J y el cleavage centro-periferia.

Un importante factor a tener en cuenta a la hora de buscar el posible techo electoral de Podemos y sus confluencias en las Elecciones Generales, así como en el planteamiento estratégico de futuras campañas electorales, es la actitud de los españoles respecto a la organización territorial del Estado y sus posibles fórmulas alternativas.

La asunción de los issues propios del discurso nacionalista por parte de PODEMOS ha tenido como resultado afianzar el voto en Catalunya y Euskadi, donde debido al efecto global no proporcional del sistema electoral español, el coste en votos de un escaño es relativamente menor. Así en ambas comunidades PODEMOS ha conseguido ser la fuerza más votada. En Catalunya, EN COMÚ PODEM, con 848.526 votos, un 24,51 % del total, mientras que, en el País Vasco, PODEMOS/AHAL DUGU-IU-EQUO ha conseguido el apoyo del 29,05 % del electorado, 333.730 votos. Sin embargo, todo indica que el resto de la sociedad española no asume mayoritariamente las líneas argumentales y programáticas conducentes a una mayor descentralización de la organización territorial del Estado, que muy fácilmente se pueden asociar con el nacionalismo centrífugo y el independentismo debido a la creciente polarización, tanto de la agenda mediática como de la política.

resultado podemos26j

Fuente: Ministerio del Interior. http://resultados2016.infoelecciones.es/99CO/DCO99000CM.htm?lang=es

catalunya

PaisVasvo

Como puede comprobarse a lo largo de los sucesivos barómetros publicados por el CIS y más concretamente en el de mayo de 2016, solo un 23,6 %, de los españoles están a favor de que las comunidades autónomas tengan un mayor grado de autonomía que en la actualidad, incluyendo en la proporción al 10% que optaría por que se reconociese a las comunidades autónomas la posibilidad de convertirse en estados independientes. De este modo, un 64,5% de los ciudadanos serían partidarios de que el Estado de las Autonomías permaneciese como hasta ahora o aumentase el centralismo, con un casi 19% que se declara partidario de un gobierno central único sin Autonomías.

cis042006

CIS Barómetro de abril 2016

cis052016

CIS Barómetro de mayo 2016

Según los últimos barómetros del CIS, existen otras cuestiones que preocupan seriamente a los ciudadanos como el paro, la corrupción y el fraude, los problemas de índole económica, los partidos y la política, la sanidad y la educación, mientras que los nacionalismos aparentan en la encuesta una posición prácticamente residual como problema actualmente percibido en España. Aun así, la clásica línea divisoria centro-periferia definida por Lipset y Rokkan en su ensayo Cleavage Structures, Party Systems, and Voter Alignments, parece seguir teniendo gran importancia como subyacente factor explicativo del voto y del fallo en las previsiones de las encuestas en las elecciones generales celebradas el pasado 26 de junio.

El cleavage centro periferia implica una confrontación de las regiones en los polos exteriores del Estado con las élites y burócratas de ámbito nacional. Un conflicto entre una visión centralista y homogeneizadora del Estado bajo el control de la capital y los particularismos regionalistas, con fuerte componente identitario basado en aspectos políticos, culturales y lingüísticos, que una parte de la ciudadanía periférica teme que sean absorbidos y homogeneizados por la administración y las políticas del centro. El concepto de identidad colectiva, que tanto opera en los nacionalismos centrífugos como centrípetos, implica un contenido emocional tanto más relevante en el individuo cuanto mayor sea su contribución a su definición y diferenciación como persona o como actor social. Debido al intenso contenido emocional, se trata de una línea programática de aparente fácil comprensión e inmediata asimilación por parte de la mayoría de los votantes, sea cual sea su nivel de formación y susceptible de crear espirales de conflicto y debates de creciente polarización capaces de enmascarar problemas más complejos y de más difícil explicación o justificación por parte de las formaciones políticas. Así, podemos seguir esperando en el futuro que partidos que difícilmente pueden lograr articular con coherencia y credibilidad argumentos y programas en otras áreas de vital importancia para el Estado y la ciudadanía, seguirán apelando a las banderas como cortina de humo para ocultar vergüenzas y atraer por la vía emocional a prosélitos que, con un análisis más racional, seguramente no apoyarían, por ejemplo, a partidos afectados por incontables casos aislados de corrupción de apariencia sistémica o a otros que cuando acceden a las palancas de mando tienden a ejecutar políticas reales contrarias al programa que predican.

Anuncios