Categoría: Economía

Big Data y Data Mining ¿Oportunidad o distopía? (I)

Podéis encontrar el texto del artículo en el siguiente enlace:

http://www.attac.es/2016/09/29/big-data-y-data-mining-oportunidad-o-distopia-i-2/

http://elperiscopi.com/big-data-y-data-mining-oportunidad-o-distopia-i/

 

Anuncios

PRODUCTIVIDAD Y CRECIMIENTO ECONÓMICO A LARGO PLAZO

A largo plazo el crecimiento económico depende casi exclusivamente del aumento de la productividad que, a su vez, es influida por ciertos factores que afectan a su incremento. Intentaremos ver lo más simple y sucintamente posible por qué la productividad es el ingrediente clave en el crecimiento y después, trataremos de examinar los factores que la afectan.

El crecimiento sostenido del PIB real per cápita sólo se produce cuando la cantidad producida por el trabajador promedio aumenta constantemente. El término “productividad del trabajo”, o productividad a corto, se utiliza para referirse tanto a la producción por trabajador como, en algunos casos, a la producción por hora de trabajo. El número de horas trabajadas por un trabajador promedio difiere en cierta medida en todos los países, por eso es más habitual en macroeconomía centrarse en la producción por trabajador. Para la economía en su conjunto, la productividad (producción por trabajador) no es más que el PIB real dividido por el número de personas que trabajan

Cabe preguntarse por qué la productividad más alta es la única fuente de crecimiento a largo plazo en el PIB real per cápita. ¿ No puede una economía también aumentar su PIB real per cápita poniendo a trabajar a una mayor parte de la población? La respuesta es, sí, pero. . . . Para períodos cortos de tiempo, una economía puede experimentar una explosión de crecimiento del producto per cápita, empleando a un mayor porcentaje de la población. Sin embargo, a largo plazo la tasa de crecimiento de empleo nunca es muy diferente de la tasa de crecimiento de la población. En el transcurso del siglo XX, por ejemplo, la población de Estados Unidos creció en una media del 1.3% anual y el empleo creció al 1.5%. el PIB real per cápita creció a una media del 1.9% anual del cual aproximadamente el 1.7% ( casi el 90% del total) fue el resultado del aumento en la productividad.

En general, el PIB real puede crecer debido al crecimiento demográfico, pero un gran aumento del PIB real per cápita es el resultado de una mayor producción por trabajador. Es decir, es debido a una mayor productividad. Acabamos de ver que el aumento de la productividad es la clave para el crecimiento económico a largo plazo. Pero, ¿Qué nos conduce hacia una mayor productividad?
Existen tres razones principales por las que el trabajador promedio en Europa, EE.UU y Japón produce hoy en día mucho más que sus homólogos de hace un siglo. En primer lugar, el trabajador moderno tiene mucho más capital físico, tal como herramientas, instalaciones, talleres y espacio de oficinas para trabajar con ellos. En segundo lugar, el trabajador moderno está mucho más formado y por lo tanto tiene mucho más capital humano acumulado en sí mismo. Finalmente, las empresas modernas tienen la ventaja de la acumulación de un siglo de avances técnicos y científicos que se reflejan en una gran cantidad de progreso tecnológico en los distintos procesos.
Como es bien sabido, el capital físico o material consiste en instalaciones y bienes manufacturados utilizados para producir otros bienes y servicios. Se denomina así para distinguirlo del capital humano de y otros tipos de capital. El capital físico, como edificios y maquinaria hace que los trabajadores sean más productivos. Por ejemplo, un trabajador que utilice una retroexcavadora puede cavar y remover mucha más tierra que con sólo una pala.
Pero no es suficiente que un trabajador cuente con un buen equipo, también debe saber qué hacer con él y cómo emplearlo de la manera más segura, eficaz y eficiente para sí, para la empresa y para la sociedad. El término capital humano hace referencia a la mejora y capacitación de la mano de obra producida por la educación y el conocimiento incorporado a la fuerza de trabajo. Sería imposible para el funcionamiento de la economía actual una población con los niveles de alfabetización y formación de hace un siglo. Diferentes análisis basados en lo que se ha venido a denominar contabilidad del crecimiento, sugieren que la educación y su efecto sobre la productividad es un factor determinante para el crecimiento más importante que el aumento del capital físico.
Probablemente el factor más importante para el crecimiento de la productividad es el progreso tecnológico, estrechamente relacionado directa o indirectamente con el capital humano y que podemos definir de una forma muy amplia como los medios técnicos para la producción de bienes y servicios.
Los trabajadores hoy en día son capaces de producir más que en el pasado, incluso con la misma cantidad de capital físico y humano, porque la tecnología ha avanzado a través del tiempo. Es importante tener en cuenta que los avances tecnológicos de importancia económica no tienen que ser necesariamente llamativos o basarse en descubrimientos científicos de vanguardia. Los historiadores han señalado que el crecimiento económico del pasado se ha visto impulsado no sólo por los inventos más importantes, como el ferrocarril o el chip semiconductor, sino también por miles de innovaciones modestas, como la bolsa de papel de fondo plano, patentada en 1870, que hizo embalaje de alimentos y muchos otros productos mucho más sencillo, o el Post-it, introducido en 1981, que ha tenido beneficios sorprendentemente grandes en la productividad de las oficinas. Los expertos atribuyen la mayor parte del aumento de la productividad que tuvo lugar en los Estados Unidos a finales del siglo XX a la nueva tecnología adoptada por pequeñas y medianas empresas en lugar de a las empresas de alta tecnología.
EL PAPEL DEL GOBIERNO EN EL CRECIMIENTO ECONÓMICO
Los gobiernos pueden desempeñar un importante papel en la promoción o el bloqueo de las tres fuentes a largo plazo de crecimiento económico: el capital físico, el capital humano y el progreso tecnológico.
En cuanto al CAPITAL FÍSICO, los gobiernos desempeñan un importante papel directo en la construcción de las distintas infraestructuras: carreteras, líneas eléctricas, puertos, redes de información, y otras partes del capital físico de una economía que proporcionan un fundamento o base para la actividad económica. Aunque parte de la infraestructura sea proporcionada o gestionada por empresas privadas, muchas de estas infraestructuras han de ser provistas o planificadas por el gobierno o requieren una gran cantidad de control, reglamentación y apoyo gubernamental. Irlanda, cuya economía despegó en la década de 1990, se cita a menudo como un ejemplo de la importancia de las infraestructuras proporcionadas por el gobierno: Irlanda invirtió en una excelente infraestructura de telecomunicaciones en la década de 1980, y esto ayudó a hacer de este país un lugar favorito para empresas de alta tecnología.
Unas infraestructuras insuficientes o infradimensionadas, por ejemplo, una red eléctrica con fallos frecuentes, produciendo cortes en la electricidad a hogares y empresas es un obstáculo importante para el crecimiento económico en algunos países. Para proporcionar una buena infraestructura, una economía no solo debe ser capaz de permitirselo sino que también debe tener la disciplina política para mantenerla y proveer para el futuro, atenta a la evolución de las necesidades y capacidades de su población y de su tejido económico.
Tal vez las infraestructuras más importantes sean aquellas en las que rara vez pensamos: por ejemplo las medidas básicas de salud pública en la forma de suministro de agua potable y control de enfermedades. La deficiente infraestructura en materia de salud es un obstáculo importante para el crecimiento económico en los países pobres, especialmente los de África.
Los gobiernos también juegan indirectamente un papel importante a la hora de hacer posibles elevadas tasas de ahorro e inversión. Tanto el volumen de los ahorros como la capacidad de una economía para dirigir esos ahorros hacia la inversión productiva dependen de las diversas instituciones reguladoras de la economía, especialmente en lo relativo a su sistema financiero. En particular, un sistema bancario que funcione bien es muy importante para el crecimiento económico, ya que en la mayoría de los países es la principal forma la que en que los ahorros de distintas procedencias se canalizan hacia la inversión empresarial. Si los ciudadanos de un país confían en sus bancos, van a colocar sus ahorros en depósitos bancarios, que los bancos entonces prestan a sus clientes, tanto empresas como otras familias. Pero si la gente no confía en sus bancos, se acumula oro o divisas, manteniendo sus ahorros en cajas de seguridad o debajo de sus colchones, formas ambas en las que no pueden convertirse en una inversión productiva. Un sistema financiero que funcione bien requiere de la adecuada regulación gubernamental que asegure que los fondos de los depositantes están protegidos y que tanto la operativa como los productos financieros ofertados sean transparentes.
EL GOBIERNO Y EL CAPITAL HUMANO. El capital físico de un tejido económico está creado principalmente a través de la inversión de las familias y las empresas. En contraste, gran parte del capital humano en una economía está creado principalmente por la inversión del gobierno en educación. Los gobiernos pagan por la mayor parte de la educación primaria y secundaria, aunque las familias puedan pagar una parte significativa de los costes de la educación superior. Como resultado, las diferencias en las tasas en las que los países invierten en su capital humano reflejan en gran medida las políticas de los gobiernos, su capacidad de gestión y su aptitud. Es por ello que los recortes en materia educativa por parte de un gobierno para, por ejemplo, reducir el déficit, pueden ser comparados a medio y largo plazo como proceder a amputarse un brazo para perder peso. Si observamos el ejemplo del oriente y sudeste asiático, estos tienen ahora una población más formada que América Latina. Esto no es porque el Este y el Sudeste de Asia sean más ricos que América Latina y por lo tanto puedan permitirse el lujo de gastar más en educación. Hasta hace muy poco, estos países Asia fueron, en promedio, más pobres que los de América Latina. Por el contrario, refleja el hecho de que los gobiernos asiáticos han considerado la educación general de la población como un asunto prioritario.
EL PAPEL DEL GOBIERNO EN EL DESARROLLO TECNOLÓGICO. El progreso tecnológico es en gran parte resultado de la iniciativa privada. Pero la parte más importante de I + D se lleva a cabo por agencias gubernamentales. Por ejemplo, el auge agrícola de Brasil fue posible gracias a los investigadores del gobierno que descubrieron los nutrientes esenciales para el suelo cuya adición permitiría a los cultivos prosperar en tierras anteriormente inutilizables. También desarrollaron nuevas variedades de semillas de soja y razas de ganado capaces de adaptarse al clima tropical de Brasil

En cuanto a la estabilidad política, los derechos de propiedad, y el papel gubernamental diremos también brevemente que no tiene mucho sentido invertir en un negocio si las turbas enfurecidas o los disturbios es probable que lo destruyan. O ¿Para qué alguien va a ahorrar dinero si alguno con las adecuadas conexiones políticas puede expoliárselo? La estabilidad política y la protección de los derechos de propiedad son ingredientes cruciales en el crecimiento económico a largo plazo. Este crecimiento económico a largo plazo en las economías con mas éxito ha sido posible gracias a la legislación adecuada, las instituciones que respalden y hacen cumplir esas regulaciones y a un sistema político estable que mantiene y operativiza esas instituciones. El Ordenamiento jurídico debe proteger la propiedad privada y la transparencia real en la herramienta al servicio de la sociedad que deben ser los mercados, vigilando la tendencia a los abusos y la instrumentalización de corte oligopolista que de los mismos intentan hacer aquellas sociedades y particulares que controlan ingentes cantidades de recursos financieros. Las instituciones, el gobierno, la administración y las cámaras legislativas deben ser también transparentes y honestas y no deben ser en ningún modo corruptibles para ignorar el Ordenamiento Jurídico o las normas éticas emanadas de imperativos morales básicos. ¿Para qué una empresa va a esforzarse en ser productiva y competitiva si, por ejemplo, las concesiones se las llevan no las mejores en su sector sino las mejor contactadas y las mejor dispuestas a pagar la mordida al político y al partido de turno? Además, el sistema político debe ser estable en el sentido de que el Ordenamiento Jurídico no debe cambiar caprichosamente ni correr el riesgo de ser instrumentalizado en determinadas áreas por lobbys o grupos de presión afines o dispuestos a sobornar al partido que controla el gobierno o a sus dirigentes.

;

TEORÍA DE JUEGOS E INTERACCIÓN ESTRATÉGICA

Un juego es una situación que involucra a dos o más agentes decisores  (llamados jugadores), donde (1) cada jugador se enfrenta a una elección entre al menos dos opciones de comportamiento(2) cada jugador se esfuerza por maximizar la utilidad (es decir, lograr la mayor rentabilidad posible), y (3) la ganancia obtenida por un jugador dado depende no sólo de la opción que él o ella elige, sino también de la opción u opciones seleccionadas por el otro u otros jugadores. En casi todos los juegos, algunos o todos los jugadores involucrados tienen, total o parcialmente, intereses opuestos, lo que hace que el comportamiento de los jugadores tienda a ser proactivo y estratégico.

La teoría de juegos es una rama de las matemáticas aplicadas que  trata rigurosamente el tema del comportamiento óptimo en juegos de dos personas y de n personas. Sus orígenes se remontan al menos a 1710, cuando el matemático y filósofo alemán Leibniz previó la necesidad de una teoría de los juegos de estrategia. Poco después, James Waldegrave formuló el concepto de maximin, un importante criterio de decisión  para la teoría de juegos. En su libro Física Matemática, Edgeworth  hace explícita la similitud entre los procesos económicos y los juegos de estrategia. Más tarde, teóricos como Zermelo  señalaron proposiciones especiales para ciertos juegos (por ejemplo, el ajedrez). Sin embargo no fue hasta los trabajos de Borel y von Neumann, cuando se sentaron las bases para la aparición de una verdadera teoría de juegos. Un hito de la era moderna, la Teoría de Juegos y del Comportamiento Económico de von Neumann y Morgenstern,  amplió la teoría de juegos a los problemas que implican más de dos jugadores. Luce y Raiffa publicaron en 1957 el primer libro de texto ampliamente utilizado en teoría de juegos.

Más allá de su estatus como una rama de las matemáticas aplicadas, la teoría de juegos sirve a los científicos sociales como una herramienta para el estudio de situaciones e instituciones con múltiples agentes decisores. Algunas de estas investigaciones son empíricas  mientras que otras son principalmente de carácter analítico. Las variables dependientes de interés primordial  en los juegos incluyen la asignación de las recompensas y los costes (payoffs) y la formación de coaliciones (es decir, cuáles de las varias posibles alianzas entre los actores se presentan en un determinado juego.) Otros enfoques incluyen si los resultados de un juego son estables o no, si los resultados son en conjunto eficientes o no y si los resultados son justos o no en algún sentido específico.

CONCEPTOS BÁSICOS DE LA TEORÍA DE JUEGOS

La teoría matemática de juegos ofrece tres herramientas principales que ayudan en el análisis de los problemas de decisión multipersona. Estos incluyen un marco descriptivo, una tipología de los juegos, y una variedad de conceptos de solución.

Marco descriptivo.

Como base, una descripción de cualquier juego requiere una lista de todos los jugadores, las estrategias disponibles para cada jugador, los resultados lógicamente posibles en el juego, y las recompensas de cada resultado para cada jugador. En algunos casos, la descripción de un juego también incluye una especificación de la secuencia dinámica de juego y de la información (posiblemente limitada o incompleta)  disponible para los jugadores. Los rendimientos (payoffs) en un juego se expresan en términos de utilidad, lo que proporciona un medio estándar de comparar los resultados diversos.

Un analista puede modelar o representar un juego de varias formas: Forma extensiva representa todas las posibles estrategias de los jugadores en un formato de árbol. Es especialmente útil para los juegos de modelado en los cuales el juego se produce por etapas o a lo largo del tiempo. Forma estratégica (también denominada forma normal o una “matriz de ganancia”, “payoff matrix”) muestra los beneficios de los jugadores en función de todas las combinaciones de estrategias. Forma de función característica, lista las ganancias mínimas garantizadas para cada una de las coaliciones en un juego. Mientras que las formas normal y extensiva se refieren a prácticamente todos los tipos de juegos, la forma de función característica se refiere sólo a los juegos cooperativos (es decir, juegos que permiten las coaliciones).

Tipología de Juegos.

La segunda herramienta para una teoría de juegos es una tipología general de ellos. Esta tipología proporciona un medio para codificar o clasificar juegos vis-a-vis uno en relación del otro. Básicamente, hay cuatro tipos principales de juegos. Los juegos pueden ser estáticos (es decir, se desarrollan en un  periodo de tiempo único) o dinámicos (múltiples periodos de tiempo), pudiendo implicar  bien la información completa (toda la información relevante es compartida y puesta en común) o incompleta (información asimétrica, cierta información es privada y es accesible solamente para algunos jugadores). Gran parte de la teoría de juegos clásica fue formulada con referencia a los juegos estáticos relacionados con la disponibilidad de información completa, desarrollos más recientes han extendido la teoría hacia juegos dinámicos y también a juegos en entornos de información incompleta o asimétrica.

Los juegos pueden ser de dos personas o de n personas (más de dos jugadores), y pueden ser clasificados como cooperativos o no cooperativos. Los juegos cooperativos permiten a los jugadores comunicarse antes de tomar decisiones e incluir algún mecanismo que permita a los jugadores llegar a  acuerdos vinculantes relativos a la coordinación de las estrategias. Los juegos no cooperativos no permiten a los jugadores comunicarse o establecer acuerdos vinculantes antes de jugar. En otras palabras, los juegos cooperativos permiten a los jugadores  formar coaliciones, mientras que los juegos no cooperativos no.

Entre los juegos cooperativos, algunos son juegos de pagos o recompensas transitivas (sidepayment games), mientras que otros son juegos de pagos no transitivos (non sidepayment games). Los juegos de pagos tranditivos permitirán a los jugadores transferir beneficios (utilidad) dentro de las coaliciones, los juegos no transitivos no lo hacen. Otra distinción aplicable a los juegos cooperativos transitivos es  entre juegos simples y complejos. Juegos simples son aquellos en los que la función característica asume sólo dos valores, mientras que los juegos complejos  son aquellos en los que la función característica tiene más de dos valores. Los analistas utilizan los juegos sencillos principalmente para modelizar procesos sociales con resultados binarios (por ejemplo, ganar-perder, éxito-fracaso, etc)

Conceptos de solución.

El tercer conjunto de herramientas proporcionadas porla teoría de juegos es una variedad de conceptos de solución. Un concepto de solución es la teoría del equilibrio que predice (conductualmente) o prescribe (normativamente) la asignación de los pagos a los jugadores en los juegos. En otras palabras, un concepto de solución especifica cuál será el resultado de un juego cuando se juega. Por esta razón, los conceptos de solución se encuentran entre las más importantes contribuciones de la teoría de juegos.

Los teóricos de los juegos han desarrollado numerosos conceptos de solución. Estos se diferencian no sólo en los supuestos subyacentes, sino también en las predicciones que hacen. Para los juegos no cooperativos estáticos, la solución más importante es el equilibrio de Nash , del que se han extrapolado muchas extensiones. Otros enfoques para la solución de los juegos no cooperativos son las de Harsanyi y Selten (1988) y Fraser y Hipel (1984).

Para  juegos estáticos cooperativos, hay varios conceptos de solución. Una clase importante  consiste en soluciones que predicen los resultados  colectivamente racionales. Otra clase de soluciones para juegos cooperativos incluyen conceptos que hacen predicciones de pagos y recompensas  dependientes de las estructuras de coalición que se forman durante el juego, estos pagos, son por lo general coalicionalmente racionales. Recientemente, se ha elaborado una tercera clase de soluciones  para los juegos cooperativos. Las soluciones de esta clase no sólo intentan determinar de forma endógena, que estructura o estructuras de coalición emergerán, sino que también intentan especificar los pagos asociados a los jugadores.

 

LA NUEVA MACROECONOMÍA KEYNESIANA

La nueva economía keynesiana emergió a finales de los 70 y principios de los 80 del pasado siglo. Los nuevos keynesianos mantienen la insistencia de Keynes de que las fluctuaciones económicas pueden ser causadas por los cambios en la demanda agregada y estas fluctuaciones en la demanda agregada podrían ser causadas por factores distintos de las perturbaciones monetarias. Se mantuvieron los enfoques de consenso del keynesianismo temprano que sostenían que los salarios y los precios a la baja eran inflexibles en el corto plazo y que las recesiones podrían ser consideradas como el resultado de” fallas de coordinación” y “ajustes cuantitativos” a los shocks de demanda u oferta. También conservaron la idea keynesiana de que las recesiones son inherentes al capitalismo, indeseables, socialmente costosas, y pueden prevenirse con la política correcta. Sin embargo, muchos de ellos aceptaron el argumento de la teoría neoclásica de asumir una racionalidad maximizadora de su utilidad por parte de los agentes económicos siendo tanto necesaria como útil alguna versión de expectativas racionales  para el análisis económico.

Aunque algunos economistas neokeynesianos han defendido el uso de la política fiscal contracíclica en épocas de recesión grave o cuando la amenaza de deflación aparece, como por ejemplo el Nobel @joestiglitz , la mayoría de ellos ha argumentado que la política monetaria es más eficiente y, por lo general, suficiente para estabilizar la economía. La mayor parte de los neokeynesianos contempla la oferta de dinero como endógena en el sentido de que su tasa de crecimiento es la interacción de la demanda de crédito  determinando el banco central  el nivel de las tasas de interés a corto plazo, y asumiendo el dinero como neutral en el largo plazo con respecto a su influencia sobre la trayectoria del crecimiento de la economía.

Su objetivo principal y su contribución con respecto a la comprensión de los ciclos económicos ha sido demostrar que:

1-  Precios y salarios inflexibles  podrían dar lugar a ajustes en las cantidades que estaban desestabilizando (las recesiones podrían entenderse como fallas de coordinación sistémica de los mercados económicos, porque los mercados no siempre encuentran rápidamente los precios que los equilibran).

2-  Los precios rígidos o el lento ajuste de los salarios podrían ser vistos como el resultado de respuestas racionales de los agentes económicos dentro de las instituciones reales de las economías capitalistas.

Salarios y precios inflexibles  se explican por factores institucionales tales como la competencia monopolística, costos de menú, los contratos a largo plazo, la teoría de los salarios de eficiencia, precios prefijados, la inercia burocrática y las estrategias de marketing.

Otras líneas de ataque neokeynesianas contra los neoclásicos están relacionadas con el escepticismo en cuanto a la racionalidad y a las expectativas racionales de los agentes refiriéndose especialmente  a la asunción de agentes (trabajadores, gerentes y propietarios) informados completa y relevantemente de acuerdo a los modelos de elección racional.

En resumen, los neokeynesianos argumentan que el capitalismo es a menudo inestable debido a la persistencia de la demanda y los choques de oferta  y las formas en que el sistema de mercado se ajusta a tales impactos. También creen que es deseable y necesario  utilizar la política intervencionista para estabilizar la economía siendo la monetaria la más efectiva habitualmente ya que consideran que los estabilizadores automáticos son más efectivos que las políticas discrecionales y/o reactivas debido a las estimaciones relativamente pequeñas de los efectos multiplicadores y al largo periodo en surtir efecto de las políticas fiscales.

PROPUESTAS BÁSICAS DEL MODELO KEYNESIANO

Ya que desde demasiados ámbitos académicos e institucionales se ha pretendido y se pretende actualmente, olvidar la validez de ciertos postulados keynesianos, me apetece resumirlos aquí muy brevemente para todo aquel que sienta curiosidad por adentrarse en su teoría.

La teoría y el modelo keynesianos intentan, en esencia, describir la relación entre la cantidad de dinero en circulación, el nivel de tipos de interés y el nivel de empleo. Su modelo emplaza a los mercados financieros y a los tipos de interés en el corazón de la macroeconomía.

 

– El alto desempleo es ocasionado por una demanda agregada insuficiente para la producción nacional.

– Una demanda agregada insuficiente, es el resultado de un exceso de ahorro por parte de las empresas que se muestran demasiado reticentes a endeudarse para financiar la inversión en nuevos bienes de capital.

– Los hogares perceptores de rentas altas también tienden a un excesivo ahorro cuando reciben un alto interés en la compra de bonos y como fruto de una “arbitraria y excesiva desigualdad en la distribución de los ingresos” La baja inversión está causada por unas expectativas de bajos beneficios, altos tipos de interés o ambos combinados, lo que desincentiva la inversión en empresas y en nuevos bienes de capital.

– Los bajos niveles de demanda agregada por parte del sector privado (familias y empresas) pueden ser compensados por altos niveles de gasto del gobierno (política fiscal de estímulo). Los bajos tipos de interés también pueden alentar a una mayor inversión.

– Keynes  argumenta que el tipo de interés debe ser visto como el precio de la liquidez (o el precio de mantener la abundancia financiera en forma de dinero en oposición a activos de menor liquidez como por ejemplo los bonos) .Llamó a esto la teoría de la preferencia por la liquidez de dinero y los intereses.

–  El nivel del tipo de interés es explicado y determinado por la interacción entre la oferta y demanda de dinero, oferta que es controlada por el banco central a través de su política monetaria mientras que la demanda viene determinada por el volumen de transacciones y el nivel de precios de esas transacciones, además de por las expectativas de los titulares de la riqueza financiera sobre el futuro precio de mercado de los bonos.

– Otra propuesta teórica avanzada por Keynes fue que si el gasto gubernamental, la inversión privada o ambos se incrementan en un determinado nivel, el gasto total (demanda agregada) y la producción actual se incrementarían en un nivel superior. Llamó a este fenómeno el “efecto multiplicador”.

Dándole vueltas a la economía

Me apetece escribir ¿Cómo no en los tiempos que corren? sobre economía en esta mi primera entrada en este blog que hoy inauguro y que con el tiempo y vuestras aportaciones y sugerencias, espero, iremos mejorando y construyendo con mayor solidez.

Los planes de austeridad implantados en España por imposición de la UE y los recortes se han mostrado extremadamente injustos desde el punto de vista social profundizando además la depresión y el paro sin solucionar el déficit que era su principal objetivo.

 La reforma laboral no ha resuelto el problema del desempleo al tiempo que no ha hecho sino facilitar los despidos suponiendo un recorte de derechos que no ha tenido ningún efecto sobre el empleo. Ahora, a buen seguro, habrá una profundización del nuevo gobierno de Rajoy en cuanto a los planes de austeridad de la Unión Europea que han sido en su conjunto un fracaso absoluto.

Fracaso previsible desde un principio en cuanto a la recuperación económica porque cualquiera con nociones mínimas de macroeconomía está al corriente de que un plan generalizado de reducción del gasto no hará otra cosa sino incrementar el estancamiento económico y aumentar el desempleo especialmente en los países con más dificultades. Dichas medidas tampoco han resuelto el problema de la deuda que se suponía era el principal objetivo de todos estos planes de austeridad.

No lo han resuelto fundamentalmente por dos motivos: Primero porque al aumentar el estancamiento económico y al profundizar los problemas de la crisis lo que han hecho es disminuir los ingresos fiscales especialmente en los países con mayores dificultades presupuestarias. En segundo lugar porque lo que hay detrás de la crisis de la deuda, en último extremo es un mal diseño de la unión monetaria fundamentalmente por la ausencia de un banco central de la zona euro motivado entre otras cosas por la imposibilidad del Banco Central Europeo de actuar como garante de la deuda de los países y eso no va a resolverse con la creación o ampliación de los fondos de estabilidad sino que probablemente contribuya a extender esos problemas a los  otros países que garantizan con sus presupuestos esos fondos aunque en principio se supusiesen a salvo del problema.

Como alternativa se debe defender la propuesta de que definitivamente el  BCE asuma su papel completo del Estado de la Unión, garantizando la deuda de los países como medida fundamental para crear la estabilidad. En segundo lugar hemos de ser conscientes de que la situación en Europa es muy grave, especialmente en los países del sur. Ahora mismo estamos no solo al borde de la recesión sino de una auténtica depresión económica. Solo la puesta en marcha de un plan inteligente de inversiones a gran escala al estilo del Plan Marshall podrá incentivar poco a poco de nuevo el crecimiento. Mientras no tengamos un verdadero poder fiscal europeo seguiremos sometidos a bandazos y lentitudes en la toma de decisiones. Es necesario poner orden en el sistema financiero y restablecer la fluidez en el flujo de crédito. Es imprescindible poner coto efectivo a los paraísos fiscales así como restricciones a las operaciones meramente especulativas que no tienen un trasfondo real sino que son meras apuestas con muchas posibilidades de autocumplirse porque presionan a la baja una serie de valores, especialmente aquellos que están en el punto de mira de los traders. Una medida relativamente sencilla sería establecer una tasa para las transacciones financieras que penalicen a las altamente especulativas que se realizan en varios sentidos en cuestión de minutos. También se ha mostrado ineludible la adopción de medidas que pongan orden en las agencias de calificación.

Fijándonos en España, considero imprescindible mantener una serie de gastos e inversiones fundamentales no solo desde el punto de vista de la cohesión social sino también del futuro del modelo económico español. Estamos en la necesidad de subir impuestos de manera selectiva atendiendo al mandato constitucional de un sistema impositivo redistributivo en el que los costes que deberemos afrontar se repartan de una forma equitativa en función de la capacidad de pago de los agentes, de tal modo que, fundamentalmente, afecten a las grandes fortunas y rentas. Áreas tributarias donde podría incidirse especialmente son los  impuestos de tipo ambiental, sobre emisiones y gravando alcohol y tabaco. Otra área fundamental sobre la que actuar si queremos que un país funcione es la lucha contra el fraude fiscal y el dinero negro. No podemos permitirnos, de ningún modo, la existencia de los niveles de fraude fiscal que existen a día de hoy y tradicionalmente en la economía española.

También sería necesario disminuir la presión total a los asalariados para estimular el consumo. Es fundamental que el sector público tenga recursos para realizar las necesarias inversiones selectivas en I+D, tecnología e infraestructuras del siglo XXI. El Estado debe rellenar el vacío de actividad privada existente, debe incrementar la demanda para estimular el empleo y el crecimiento.

Como hemos comentado antes, no es un problema exclusivo de España pero el problema se agudizará debido a las medidas de profundización en la austeridad que impondrá el nuevo gobierno conservador y más neoliberal: liquidación del sector público, reducción del papel del estado, cuando justamente lo que hace falta es todo lo contrario: un papel más activo, dinámico e inteligente de la inversión pública para enfrentar una crisis que de ningún modo se va a solucionar apelando a recortes económicos y recortes sociales que lo único en lo que redundarán es en una economía más injusta y profundizar en la depresión económica.